Archivo | agosto, 2014

Adiós al sofá

3 Ago

9554minifoto7865María-José-2-copiar

Mª José Ferrer

La sociedad necesita que nos levantemos del sofá y nos pongamos en marcha. Yo quería

que alguien hiciera eso y al final encontré la respuesta: podía hacerlo yo.

Belén Suárez Prieto

(21rs) Belén Suárez Prieto se divorció el año pasado y empezó a salir de nuevo por las noches. Las salidas nocturnas le mostraron una ciudad, Oviedo, “en plena ebullición, sobre todo en el panorama musical”[1], lo que contradecía el extendido e infundado prejuicio de que en Oviedo no hay nada. Y para desmontar y desmentir este viejo estereotipo de Vetusta, abrió una página en Internet[2], con la ayuda de una amiga, para dar cuenta de la oferta cultural y de ocio en la ciudad: conciertos, exposiciones, conferencias… organizados mayoritariamente, no por la Administración, sino por la sociedad civil. Belén se dio cuenta de que había mucha gente trabajando mucho y creativamente para superar la crisis económica, y quiso que la página tuviera un contenido político, “en el sentido de hacer ciudad, de hacer red, de crear comunidad”. Sigue leyendo

Anuncios

XX Encuentro Nacional de Mujeres y Teología

2 Ago

Road Vector

http://20-encuentro-myt-cabra-cordoba.blogspot.com.es/

Y las mujeres salieron del harén

2 Ago

1406735881_141112_1406737545_noticia_normalGeneraciones de escritoras de países islámicos cuentan un mundo marcado por la desigualdad

Por un lado, es cierto que existe una innegable desigualdad de género que caracteriza de forma general al conjunto de las sociedades musulmanas. Por otro, la imagen popular de las mujeres oprimidas víctimas del islam choca con la conciencia compleja que ellas tienen del contraste entre lo propio y lo ajeno, y las decisiones que toman al respecto.

(Luz Gómez- El País) Hace décadas que las mujeres del llamado “mundo islámico” salieron del harén en el que el imaginario occidental las hacía presas. La lucha por la independencia y la construcción de los nuevos Estados-nación necesitó de su participación, si bien casi siempre fue manipulada en el intento de perpetuar un régimen patriarcal milenario. Sin embargo, una vez puesto el pie en la tribuna, ya no había marcha atrás. Sigue leyendo