Archive | julio, 2014

María Magdalena, pionera de la igualdad

22 Jul

María de MagdalaA cuantas personas y organizaciones luchan por la emancipación de las mujeres, con mi solidaridad fraterno-sororal

Juan José Tamayo, teólogo

22 de julio, fiesta de María Magdalena 

 

¿Pecadora (arrepentida), prostituta (penitente), endemoniada (curada por Jesús), mujer sensual, arquetipo de las sexualidad femenina (¡puro sexo!), sirvienta, amiga, amante, esposa de Jesús de Nazaret? Éstas y otras imágenes similares de María Magdalena están tan grabadas, casi a fuego, en el imaginario religioso de la gente, sea cristiana o no, que no son fáciles de desmentir.

Responsabilidad no pequeña tienen, al menos en las imágenes más negativas, algunos evangelistas, especialmente Lucas, que dice que de la Magdalena “habían salido siete demonios” y, de otras mujeres seguidoras de Jesús que “habían sido curadas del espíritus malignos y de enfermedades” (Lc 8,2). No están exentos de responsabilidad los intérpretes varones del Nuevo Testamento, que relacionan a María Magdalena con la pecadora perdonada que besa los pies de Jesús, los unge con perfume y los seca con sus cabellos. Seguir leyendo

Para las MUJERES, ¿también llega un soplo de aire fresco con FRANCISCO

3 Jul

Marta Zubía Guineapapa-francisco-jovenes

 

        Indudablemente, el Papa Francisco ha sido un soplo de aire fresco, para todo el mundo: creyentes y no creyentes;  es un REGALO para la Iglesia y para el mundo.

La situación de la Iglesia, hasta hace tan solo unos meses, me recuerda a pasajes del Antiguo Testamento en los que el pueblo está punto de perecer y Dios se apiada e interviene de una manera sencilla, en los acontecimientos, para ayudar al pueblo a pasar de la muerte a la vida. A lo largo de los siglos, en más de una ocasión, ha existido la sensación de que la Iglesia se iba a pique sin remedio y, sin embargo, la acción del Espíritu ha impulsado su vida, con un solo requisito imprescindible: la colaboración activa de las personas; Dios actúa enviándonos el don, a nosotros corresponde, a cada uno de nosotros y como comunidad eclesial, desarrollarlo. Seguir leyendo