La medicina de una santa y doctora de la Iglesia llega a España en ‘El manual de medicina de Santa Hildegarda”

12 Jun

Hildegarda con sus monjasLos doctores Strehlow y Hertzka revelan en el libro ‘Manual de Medicina de Santa Hildegarda’ (Libros Libres) todos los remedios que ofreció esta monja del siglo XII que ha inspirado toda una corriente de medicina natural, sobre todo, en Alemania (su país de origen) y Francia, y que ahora llega a España.

 

(El Economista.es) El libro se basa en las visiones de la mística alemana Santa Hildegarda de Bingen (1098-1179), declarada doctora de la Iglesia en 2012, y en las interpretaciones de los autores sobre sus textos. En su práctica médica y científica, los doctores Strehlow y Hertzka han seguido las indicaciones y consejos de la santa durante decenios, comprobando la eficacia de sus diagnósticos no sólo para dolencias del cuerpo sino también del espíritu.

La ‘medicina hildegardiana’ se fundamenta en la interacción entre principios naturales, como plantas o polvos minerales, y los ‘humores’ corporales. Uno de sus elementos emblemáticos, cada vez más difundido también en España, es el pan de espelta, “el mejor alimento para mantener la vida”, según la religiosa.

En declaraciones a Europa Press, el traductor y editor del libro y experto en medicina hildegariana, Juan Antonio Timor, ha explicado que la espelta, que se puede adquirir en herbolarios, es un trigo primitivo con oligoelementos que para Hildegarda es “el alimento base”. También recomienda, según apunta Timor, alimentos como hinojo, membrillos o castañas.

Por el contrario, Hildegarda advierte de cuatro alimentos que ella denomina “los cuatro venenos”: las fresas, las ciruelas, los melocotones y los puerros, algo en lo que, según ha precisado Timor, los médicos han coincidido pues, por ejemplo, en el tiempo de fresas hay más alergias.

Según apunta el experto, Santa Hildegarda ya predijo en su tiempo que llegarían “épocas muy oscuras” en las que “incluso la naturaleza sufriría por causa de los hombres”. Frente a esto, la religiosa apuesta por una “armonía” entre el hombre y Dios.

Precisamente, era Dios quien le revelaba las recomendaciones que más tarde recogió en sus manuales, pues la monja ni era médico ni especialista en ciencias naturales sino que, según explicaba, tenía visiones. Sus textos, celebrados por el Papa Eugenio III, cayeron con los años en el olvido y a mediados del siglo XX fueron redescubiertos por los doctores que ahora presentan este libro.

2 MILLONES DE PERSONAS SIGUEN SUS CONSEJOS EN ALEMANIA

Según apunta Timor, los consejos medicinales de Santa Hildegarda son seguidos o al menos conocidos por más de 2 millones de personas en Alemania y más de 90 médicos siguen sus enseñanzas a través de congresos en Francia y Alemania.

Por ello, el experto en medicina hildegariana explica que quieren darla a conocer en España –no solo a través del libro sino también por medio de la página web ‘www.casasantahildegarda.es’ y, si hay médicos interesados, podría viajar hasta el país el doctor Wighard Strehlow para impartir cursos.

Para la religiosa, según explica Timor, “cuando uno esta enfermo no es desgracia sino un aviso de la providencia” para que la persona se dé cuenta de que no lleva una adecuada forma de vida, y asegura que, si esa persona se recupera gozará de una salud aún mejor. En este sentido, Santa Hildegarda suele recomendar un ayuno no muy estricto durante una quincena y supervisado por un médico como una forma de “reseteo”.

Entre otros consejos, la religiosa desaconseja comer pescados sin escamas, la cebolla cruda o la ensalada al comienzo de las comidas. Concretamente, recomienda aliñar la ensalada con aceite, vinagre, sal y azúcar y dejarla reposar durante 20 minutos antes de consumirla porque, según la santa, el estómago necesita coger una temperatura y si se empieza por ingerir productos crudos, la digestión puede ser mala. Por ello, propone comenzar con algo caliente.

PIE DE TERNERA Y PIEL DE TEJÓN

En cualquier caso, la religiosa no solo da consejos alimenticios sino también remedios para curar dolencias que se recogen en este libro. Entre ellos, destaca uno para la artrosis o artritis: el caldo de pie de ternera. “Tiene una preparación larga porque hay que cocer tres horas un pie cortado en rodajas, luego hacer una gelatina, congelarla e ir consumiéndola, pero los médicos de Alemania dicen que si se toma con regularidad unos meses, ha llegado a evitar la colocación de prótesis en pacientes avocados a ello”, afirma Timor.

También destaca el remedio para la dificultad de circulación en las piernas, caso en el que los autores del libro, basándose en la medicina hildegariana, aconsejan, además de seguir con el tratamiento médico, comprar una piel de Tejón y dormir con las piernas encima de ella. “Se nota un alivio tremendo. Llevamos un par de años comprobándolo”, asegura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s