En memoria de ellas (I)

24 Nov

10968940124_b59068b97f_mTeresa (de Jesús) no reprime sus ideas –querría dar voces, escribía– y promueve un cambio de mentalidad. Acallando a quienes quieren basar en la religión la subordinación de la mujer, dirá que Jesús encontró en las mujeres tanto amor y más fe que en los hombres. A sus hermanas, insistirá en que no callen cuando alguien quiera llevarlas al error, por más dignidad eclesial que tenga. Declaradle con humildad el camino, les dice, no calléis ni os dejéis presionar.

Gema Juan

Escribir sobre la mujer y el tema femenino es algo más que una moda, una corriente o un tic antropológico. Tiene carácter de necesidad y ella es la que alimenta el deseo de hacerlo. Por más que, en ocasiones, pueda resultar incómodo o cargante.

De siglo en siglo, los pensadores, desde la antigüedad hasta nuestros días, todos ellos hijos de Adán, varones, para quienes no hay virtud de mujer que no tengan por sospechosa –como dijera Teresa de Jesús–, han tejido toda una conciencia sobre qué es la mujer. Por descontado, sin permitir que ella se pronunciara sobre sí misma.

No debe sorprender que también cueste siglos y siglos deshacer ideas tan profundamente arraigadas. Desde la desigualdad esencial, por naturaleza, en inteligencia y capacidad para cualquier cosa –contra lo que poco habría que hacer–, hasta el recelo al que ni los mismos sabios se han podido sustraer: si una mujer quiere estudiar, pensar por sí misma y salir del cubículo existencial marcado para ella, se vuelve aborrecible o inquietante.

Que haya habido mujeres guerreras, reinas o emperatrices; mujeres ricas y poderosas o instruidas, con la fuerza transgresora y transformadora que ello conlleva, no ha tenido peso suficiente para cambiar todo, pero sí para apoyar otra mentalidad y abrir canales por donde ir aumentando un caudal que es imposible detener, aunque crezca lentamente.

En la actualidad, la memoria agradecida debe presidir e incentivar la lucha por avanzar. Teresa de Jesús es una de esas mujeres cuya memoria espolea y abre continuamente la imaginación. Es un apoyo su conciencia de que la flaqueza no es privativa de las mujeres. Ellas y ellos pueden sufrir debilidad moral y caer en el error, y así lo dice en sus escritos. Es uno de los motivos por los que se preocupa tanto, en su momento, de apoyar a los varones de la Iglesia… porque a veces son muy débiles.

Sabe que la mujer es igual de válida que el varón y tratará de contagiar sus ideas. A sus hermanas y, a la vez, a los censores, que serán sus primeros lectores. Dirá: si ellas hacen lo que es en sí, el Señor las hará tan varoniles, que espanten a los hombres. Es decir, si son ellas mismas realmente, darán a entender el valor real de la mujer, igual al del varón.

Teresa no reprime sus ideas –querría dar voces, escribía– y promueve un cambio de mentalidad. Acallando a quienes quieren basar en la religión la subordinación de la mujer, dirá que Jesús encontró en las mujeres tanto amor y más fe que en los hombresA sus hermanas, insistirá en que no callen cuando alguien quiera llevarlas al error, por más dignidad eclesial que tenga. Declaradle con humildad el camino, les dice, no calléis ni os dejéis presionar.

La botella está medio llena o medio vacía. El avance ha sido grande y lo que queda por conseguir es inmenso. Y no se trata de pesimismo u optimismo, de derrotismo o ingenuidad. Cada quien debe mirar esta botella del modo que más estimule su creatividad y compromiso. Pero no debe confundir el avance logrado en algunas sociedades de los diferentes primeros mundos. Porque, en muchos aspectos, la subordinación femenina permanece invisible y, en no pocos casos, la sujeción persiste de forma que degrada al límite a las mujeres.

Entre esas sujeciones, quizá ninguna sea tan cruel y mortal como la trata, el tráfico de mujeres, preferentemente para el comercio sexual. No es una situación aislada en el conjunto del problema de la mujer actual, pero sí es una de las más inhumanas.

Hay muchas formas de trabajar contra el tráfico de mujeres y el comercio sexual. La más inmediata, sin duda, es la atención a las mujeres y niñas –en ocasiones, niños y varones– que sufren o han sufrido el terrible abuso. Otra es la lucha legal contra las mafias, tan difíciles de desactivar por el entramado de corrupción tan amplio que conllevan. Y otra es la atención al miembro más ocultado y protegido de este montaje: el cliente, el consumidor de mujeres.

Sin demanda, no existiría la actual proliferación de burdeles y de mujeres explotadas. Por ello, existe también la posibilidad de colaborar en la exterminación de esta lacra, a través de concienciación y de la espiritualidad. Cooperar para que se dé un cambio de mentalidad que produzca, aunque sea a la larga, cambios estructurales.

Escribir por despertador, como decía Teresa. Hablar para estar atentos y seguir buscando los mejores caminos, para llevar a cabo una renovación espiritual que dé frutos de justicia y humanidad. La autoconciencia y la comprensión de que los demás sonsemejantes puede activar un cambio estructural. Y ahí tiene su labor la espiritualidad.

Crear conciencia y ayudar a descubrir –como recordaba Carlos Domínguez en la estela del psicoanálisis– que estos cuerpos y la sexualidad que nos constituye, son un potencial amenazante o valioso, según se utilice, tanto en lo personal como en lo institucional.

Dice Teresa: ¿No sería gran ignorancia, hijas mías, que preguntasen a uno quién es, y no se conociese ni supiese quién fue su padre ni su madre ni de qué tierra? Pues si esto sería gran bestialidad, sin comparación es mayor la que hay en nosotras cuando no procuramos saber qué cosa somos, sino que nos detenemos en estos cuerpos, y así a bulto, porque lo hemos oído y porque nos lo dice la fe, sabemos que tenemos almas.

Trabajar por una espiritualidad de concienciación, abierta e integral es un modo de colaborar, como pedía el conocido misionero, activista y teólogo Donal Dorr: «Esperamos que una vida espiritual más rica conduzca a muchas personas a unirse a la campaña del cambio de mentalidad y de legislación con respecto a quienes “demandan” la prostitución».

En todo ello, está el deseo de mantener la memoria de ellas: mujeres que no son objetos de usar, destrozar y tirar, sino semejantes, criaturas –dice Teresa– de las que apenas podemos entender la gran dignidad que tienenSe trata de escribir con ellas una historia diferente. Una historia –recordando a Gustavo Gutiérrez– no escrita por una mano dominante (masculina, añadía), sino por una mano hermana y amiga, que trabaja codo a codo con ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: