Malala, la joven atacada por los talibanes, recibe el premio de la Paz de los Niños

10 Sep

La paquistaní ha sido reconocida “por su lucha por la educación de todos los niños”, que casi le cuesta la vida

Malala Yousafzai, tras recoger el Premio de la Paz de los Niños. / B. C. (AFP)

“La solución es muy sencilla: el derecho de todas las niñas a la educación. Para los niños en Holanda, el Reino Unido, donde estudio ahora, o de cualquier lugar de Europa y Estados Unidos, la educación infantil se da por hecho. Así debe ser. Yo quiero vivir en un mundo donde ocurra lo mismo en todos sus rincones porque nadie debe ser excluido de la educación”, ha dicho.
(El País) Malala Yousafzai, la adolescente paquistaní que fue tiroteada por radicales talibanes el año pasado, ha recibido el Premio de la Paz de los Niños, equivalente al Nobel adulto, en la Sala de los Caballeros del complejo medieval del antiguo Parlamento holandés. Otorgado por la organización humanitaria KidsRights, Malala ha sido reconocida “por su lucha a favor de la educación de todos los niños en un entorno seguro”, que casi le cuesta la vida.

Recibida como una heroína por 400 invitados, entre los que figuraba Irina Bokova, directora general de UNESCO, y el primer ministro liberal holandés, Mark Rutte, Malala ha sido clara y directa. “La solución es muy sencilla: el derecho de todas las niñas a la educación. Para los niños en Holanda, el Reino Unido, donde estudio ahora, o de cualquier lugar de Europa y Estados Unidos, la educación infantil se da por hecho. Así debe ser. Yo quiero vivir en un mundo donde ocurra lo mismo en todos sus rincones porque nadie debe ser excluido de la educación”, ha dicho.

Según KidsRights, 32 millones de niñas están sin escolarizar en el mundo por tres motivos: la percepción cultural sobre el rol que deben cumplir en la familia, el coste de su educación y la inseguridad camino del colegio, o en el propio centro. En un estudio firmado también por la universidad holandesa de Leiden, se añade que en Paquistán 3,2 millones de niñas siguen sin ir a la escuela.

Originaria del distrito de Swat, situado al noroeste de Paquistán en el valle del mismo nombre, Malala empezó a preocuparse muy pronto por el diferente trato recibido por niños y niñas. La zona está dominada por guerrilleros talibanes, contrarios a la alfabetización femenina, pero a los diez años ella escribía ya un blog bajo seudónimo para la BBC. Contaba sus vivencias en un enclave tan violento, y en 2010, el rotativo The New York Times se interesó por su caso. En octubre del año pasado, cuando viajaba en el autocar escolar, fue tiroteada en la cabeza y dada por muerta por los talibanes. Desde entonces, vive y estudia en Birmingham (Reino Unido) donde le curaron las heridas.

La periodista y política yemení Tawakkol Karman, premio Nobel de la Paz en 2011, ha entregado el galardón, dotado con 100.000 euros que Kids Rights invertirá en proyectos educativos para niñas paquistaníes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s