La verdad de la milanesa

7 Sep

col merino“No se trata ya de la menor o mayor opresión de un gobernante, tampoco de las ansias democráticas de los pueblos, de la búsqueda de la independencia o del autónomo desarrollo económico de un país, todas y cada una de esas circunstancias “adecuadamente aderezadas y difundidas” por la prensa internacional se convierten en el mejor caldo de cultivo para atizar el más grande, ignominioso y artero negocio del mundo: la fabricación de armas, proyectiles e infraestructura conexa.”

(Fe Adulta) Tal vez este título suene un poco tosco y aún más, hasta pasado de moda, pero su sentido acudió a mi memoria como una fiel representación de las terribles circunstancias que nos están encaminando hacia una nueva y tal vez inimaginable conflagración bélica.

Circulan por el mundo, cabalgando en los cada vez más poderosos “mass media” y en las redes informáticas las más variadas y disímiles conjeturas sobre los motivos que justificarían una intervención militar extranjera, en Siria, de la OTAN, de los EE.UU y sus aliados, de no importa quién fuere el agresor, pero todas ocultan, como la milanesa, a la feta de carne, que es su componente básico, la verdadera razón de esa eventual pero cada vez más acuciante amenaza.

La feta de carne es la industria bélica y su insistente y aceitado lobby, cuya influencia en el poder político usamericano no deja de acrecentarse. Poco importa que la guerra se haga en nombre de la democracia y contra las dictaduras que ayer no más estuvieron asociadas a los intereses occidentales o aliándose con los terroristas de Al Qaeda, enemigos en Mali, bienvenidos en Siria… Si empanamos la carne, todo quedará apeteciblemente encubierto y la sociedad mundial, será nuevamente embaucada con, sin embargo, cada vez más indigeribles pretextos.

Podremos culpar al presidente estadounidense, a este o a cualquier otro en su lugar, cuya responsabilidad trata de diluir en consultas al Congreso, pero lo que realmente cuenta es la presión de carácter permanente que ejerce la industria militar usamericana y en alguna medida también la francesa cuya importancia relativa no es menor. La conclusión es simple, demasiado simple y tan obvia que es inútil seguir buscándole cinco patas al gato: mientras se produzcan armas, habrá que venderlas, habrá que renovarlas, habrá que usarlas…

Y en los EE.UU. es tal la envergadura, el desarrollo tecnológico alcanzado en el “arte de matar”, el inconmensurable rédito que genera y las estructuras montadas para justificarlo que unas pocas menciones bastarán para demostrar la casi imposibilidad de intentar formas de disuasión que puedan alcanzar resultados positivos.

Por un lado está el Instituto para el Estudio de la Guerra, conformado por expertos que elaboran las estrategias (y sus justificativos) frente a los distintos escenarios posibles y que no dejan de insistir en que “hay que guerrear más”. Un instituto financiado, qué duda cabe, por las más importantes corporaciones bélicas del país, constructoras de aviones y de portaaviones, de bombas guiadas, de misiles tierra-aire Patriot, Tomahawk, armas de superficie JSOW; aunque estas últimas según su fabricante son bastante económicas porque no superan el medio millón de dólares cada una mientras que el costo de un misil Tomahawk puede llegar al millón ¡una bicoca! Aunque no deberíamos dejar de tener en cuenta que no son reusables…

Pero no son las instituciones públicas, como el Consejo de Seguridad nacional o el Centro de Política Internacional o privadas como el mencionado Instituto, los que mayor presión ejercen sobre las decisiones gubernamentales sino el sistema de lobbies cuya influencia va desde los niveles comarcales y estaduales hasta el de los congresales nacionales sin acepción de partidos, demócratas o republicanos, lo mismo da.

Un sistema curiosamente admitido, aceptado y tolerado por el país que pregona y hace gala en el mundo de su ejemplaridad democrática. Un sistema que mueve millones de dólares. Según algunas estimaciones pueden llegar hasta los cien millones anuales los que van a parar indefectiblemente al bolsillo de los políticos y a sus campañas electorales, una inversión astutamente calculada sin embargo porque a través de ella es cómo la corporación militar industrial obtiene contratos por muchos más millones de dólares que los que destina a ese tipo de erogaciones y consigue que los presupuestos bélicos sean mantenidos en sus más altos niveles. Todo un sistema de coimas [sobornos, mordidas] legal, aceptado y consagrado por un sistema político que en países “subdesarrollados” como los nuestros suele ser visto y considerado delictivo.

Por otra parte, no son pocas las solapadas amenazas que el actual presidente está recibiendo de la industria bélica relacionadas con los posibles recortes del presupuesto militar, por las que le informan que miles de operarios deberán ser despedidos si se concretan esos propósitos, suspensiones que podrían ser anunciadas, vaya la coincidencia, a principios de noviembre, cuando se inicien los comicios en que Obama deberá jugarse la reelección.

Todas esas amenazas tienen su principal origen en la reciente decisión de Obama de realizar una disminución del 23% del presupuesto destinado a operaciones bélicas debido a la conclusión de la campaña de Irak y a la prevista salida de Afganistán. Decisiones que por lo visto causan profundo escozor en los fabricantes de armas y que los ciudadanos usamericanos, por evidente desinformación no están apoyando suficientemente.

No hace mucho tiempo, cuando arreciaron (y se incentivaron) los rumores de un conflicto entre las dos Coreas, los “señores de la guerra” (creo que son los fabricantes de armas los que verdaderamente merecen ese nombre), bailaron entusiasmados y se activó la venta de sus equipos bélicos en la región. Momentáneamente esfumada esa posibilidad, todas las miradas se dirigen ahora nuevamente al Medio Oriente, hacia donde ha zarpado ya, sigilosa y candorosamente desde alguna de las 737 bases militares que oficialmente tienen los EE.UU. en el orbe, alguna fragata usamericana.

En síntesis, no se trata ya de la menor o mayor opresión de un gobernante, tampoco de las ansias democráticas de los pueblos, de la búsqueda de la independencia o del autónomo desarrollo económico de un país, todas y cada una de esas circunstancias “adecuadamente aderezadas y difundidas” por la prensa internacional se convierten en el mejor caldo de cultivo para atizar el más grande, ignominioso y artero negocio del mundo: la fabricación de armas, proyectiles e infraestructura conexa: esa es la verdad de la milanesa.

Susana Merino

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s