¿Mujeres presbíteras anunciando el Evangelio? Eso es incómodo y peligroso

22 Abr

Olga Lucia Álvarez Benjumea. ARCWP

Mujeres Ordenadas¿Por qué querer ser una mujer presbitera, si la religión y la iglesia han perdido credibilidad entre los fieles?  Porque el Evangelio sigue siendo, a pesar de los pesares y los siglos, una novedad no anunciada en su plenitud total, y la exigencia del compromiso.

La propuesta evangélica de Jesús, ha sido secuestrada, atrapada y tergiversada por el poder imperial romano desde la época de un tal Constantino. Quien se atreva a decir lo contrario y más, si es una mujer; la hoguera, el desprecio, la apedreada, y descredito, le esperan a la salida. Pregunta mi padre, un anciano de 98 años. ¿Por qué, si los orígenes del cristianismo se dieron con Jesús en Jerusalén, ¿por qué ahora el centro del cristianismo esta en Roma?

En mi juventud, fui crítica a la teología, me parecía el engaño más grande del mundo, para convertir a los fieles en zombis. Me gustaba y gusta la historia. Conocer y dar a conocer la historia de nuestros héroes y mártires de la patria, en la época de la independencia.

Buscando historias, dignas de imitar y hacer valer. Me encontré con la historia de Jesús de Nazareth, quien fue asesinado, por el poder imperialista romano, contando con el apoyo de los líderes religiosos, los sumos sacerdotes, hace más de 2000 años, pero, Él sigue siendo mi héroe, digno de imitar. Es este el mensaje del Evangelio, el  que me trasnocha y gusta, porque no es el mensaje del evangelio manipulado, mal interpretado, convertido en  una  especulación divina, sobre lo divino, que nos deshumaniza. Es el anuncio del Dios humanado, comprometido con su pueblo y hermanos. Es el Evangelio del rescate de la humanidad, de ayer, de hoy y del mañana. Esta es la teología del Evangelio, que aun esta por anunciarse. Es esto lo que hace del Evangelio un peligro, para la actual sociedad y religión, del actual imperio globalizante, que en su afán de poder, riqueza, y egoísmo, sigue levantando altares de injusticia, donde las víctimas, han sido siempre mujeres, hombres, niños y ancianos.

¿Cuántas historias verdaderas por contar?. ¿Cuántos mitos, cánones, leyes y reglas por “romper”? Cuántas leyendas por desbaratar? ¿Cuántas mentiras que se caen a pedazos? El Evangelio, no se ha profundizado en su esencia, porque es la historia de la injusticia, opresión y dolor de un pueblo!  Donde salta a la vista el manipulación de la Justicia. Donde se muestra la gran manifestación de protesta que acompañó a Jesús a la toma de Jerusalén (Domingo de Ramos).

Es Jesús, quien muestra la deficiencia, de los programas de salud de su tiempo, el aislamiento de los enfermos de lepra, sin que la sociedad y religión ofrezcan un programa de calidad de vida. Es Jesús, quien saca a latigazos del Templo, a aquellos quien han hecho de la “Casa de Oración de mi Padre” un negocio de ladrones (Lucas 19:46).  Es Jesús, quien denuncia la situación de la mujer, marginada, abusada y apedreada en su época. El Evangelio no es solo la historia de la pasión y muerte de Jesús, es la historia de un pueblo hecho esclavo, lleno de miedo, por el imperio romano, donde a los ancianos, mujeres y niños, se les tenía, en lenguaje de hoy, como esclavos y “ciudadanos de segunda”.

¿Por qué a Jesús, no se le presenta como un judío? Jesús nunca renuncio a su identidad como judío. Protestó por la complicidad de los líderes religiosos. Ha corrido mucha tinta y papel, perdida en la especulación divina. Nadie, se atreve a mostrar las verdaderas lecciones de humanidad, que la Esencia Divina, nos ha querido dar a conocer a través de la presencia del Emanuel=Dios humanado. Si queremos anunciar el Evangelio, nos debemos conseguir un seguro de vida!

El seguro de vida de la misericordia y protección Divina, para que su mensaje no deje de anunciarse, llegue y se de a conocer hasta los confines de la tierra, sobre todo para aquellos/as; mujeres, hombres, jóvenes, ancianos y niños, que son explotados, humillados, marginados, burlados, ignorados, desechados, de la sociedad y la religión. Hagamos realidad el anuncio del Evangelio: Un Evangelio sin fronteras!!!

“DIOS ME HA DADO AUTORIDAD PLENA SOBRE CIELO Y TIERRA. VAYAN Y HAGAN DISCIPULOS A TODOS LOS PUEBLOS Y BAUTICENLOS PARA CONSAGRARLOS AL PADRE, AL HIJO Y AL ESPIRITU SANTO. ENSEÑANDOLES A PONER POR OBRA TODO LO QUE LES HE MANDADO. Y SEPAN QUE YO ESTOY CON USTEDES TODOS LOS DIAS HASTA EL FINAL DE LOS TIEMPOS” MATEO 28:18-20

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s