Cómo poner fin a los matrimonios infantiles

25 Mar

Captura de pantalla 2012-03-08 a la(s) 21.29.55 Foto: © UNHCR/S.Phelps

(G. Fanjul- El País) Este periódico ha tenido acceso en exclusiva a un informe del exPrimer Ministro británico Gordon Brown sobre el problema de los matrimonios precoces en más de una docena de países de África y Asia. Aunque los detalles de este estudio están reflejados en la pieza que publica EL PAÍS en su edición de hoy, les resumo el argumento principal: cada día, 25.000 niñas pobres de países como Malí, Etiopía o Bangladesh se ven forzadas a contraer matrimonio con hombres adultos, lo que tiene consecuencias devastadoras para la dignidad y el futuro de estas menores. Solo en el ámbito de la salud, los matrimonios precoces están relacionados con altos niveles de mortalidad y morbilidad, sobre todo por el riesgo de los embarazos adolescentes. Acabar con los matrimonios infantiles podría salvar decenas de miles de vidas cada año.

Lo que no se cuenta en el artículo, porque no cabía, es el detalle de las propuestas que hace el informe para atajar lo que considera una verdadera “crisis oculta”. Aparte de las medidas legales que se puedan aplicar, el informe apuesta claramente por la educación como el remedio contra los matrimonios infantiles. Muy particularmente, por las medidas que permiten a las niñas permanencer en la escuela cuando las presiones por encontrar un “buen marido” son más intensas. La transición entre la educación primaria y secundaria constituye lo que los autores denominan un “momento crítico” que define el futuro de las menores. Dicho de otro modo, todo lo que se pueda hacer para evitar el abandono escolar de las niñas durante la secundaria será una especie de vacuna contra las bodas prematuras.

El gráfico adjunto muestra claramente este argumento: en todos los países la edad media del matrimonio se eleva proporcionalmente con respecto a los niveles educativos. En los casos en los que aparece reflejado el indicador de educación secundaria, las niñas llegan al matrimonio casi tres años después que sus compañeras menos educadas.

Captura de pantalla 2012-03-08 a la(s) 18.22.54

Más aún, el matrimonio precoz demuestra ser incompatible con la continuidad de los estudios, porque, una vez casadas, las niñas se convierten en ciudadanas de segunda clase al servicio de maridos y familiares. Como destaca el informe, en un país como Nigeria solo el 2% de las niñas de entre 15 y 19 años que se han casado permanecen en la escuela, frente a un 69% de las no casadas.

Las recetas para garantizar la escolarización prolongada de las posibles novias no son diferentes de las que se aplicarían en otros casos, pero es posible establecer objetivos propios, complementarios a medidas legales como el retraso de la edad mínima del matrimonio. En Bangladesh, por ejemplo, los incentivos económicos para la permanencia escolar permiten retener en el sistema a 2,3 millones de niñas. Eso sí: las alumnas deben permanecer solteras, asistir a un 75% de las clases y aprobar los exámenes correspondientes. La medida ha permitido alcanzar en 15 años la igualdad de género en la educación, así como reducir el número de matrimonios precoces.

La mala noticia, según el informe, es que buena parte de estas medidas depende del mismo Club Scrooge que regatea cualquier otro programa ayuda a la educación. Los 3.000 millones de dólares destinados por los donantes a este sector en los países más pobres representan menos de una quinta parte de lo que sería necesario para poner a tiro los Objetivos del Milenio. En parte, esta brecha responde al escaso liderazgo de iniciativas como la Alianza Global por la Educación.

El informe propone medidas concretas para incrementar los recursos y reformar la arquitectura de la ayuda, de forma que se puedan cubrir los 13.000 millones de dólares anuales que faltan. Pero lo más novedoso es el modo en que empaqueta estas propuestas en el contexto de la lucha contra los matrimonios precoces. Gordon Brown propone que la UE convoque una Cumbre Internacional sobre Educación y Matrimonios Precoces que saque a la luz el problema y siente las bases de planes nacionales sólidos y adecuadamente financiados. Todo tiene bastante sentido.

[El informe “Fuera del matrimonio, dentro de la escuela” ha sido dirigido por nuestro colaborador Kevin Watkins y es parte de la campaña Educación para todos, puesta en marcha por la fundación que Brown dirige junto con su mujer.]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s