Se abre la veda

23 Feb

Isabel Gómez Acebo

acebo2_560x280(P. Digital) Tengo la impresión de que la Iglesia ha estado en las últimas décadas como una olla a presion a punto de estallar. Se rompían las costuras en muchos temas: el orden de las mujeres, el celibato, los divorciados, los métodos de control de la natalidad… Y la única respuesta a las demandas legítimas de algún miembro de la jerarquía o del pueblo, era el palo al que se permitía el lujo de alzar la voz, negando, de alguna manera, el derecho a hacerlo.

Pero con la dimisión del papa se ha levantado la presión y el cardenal alemán pide que se autorice la píldora del día después en el caso de violaciones y un colectivo de curas vascos demanda una serie de cambios en esta línea. Me parece que se van a oír más voces en los próximos días, ya que es una forma de presionar al nuevo papa y hay un periodo de gracia para la disidencia, hasta que todos los cargos se provean con las nuevas personas que se designen. La gran duda es la forma en la que reaccionará el nuevo elegido pero, sea quién sea, no podrá sustraerse a la reacción social. El sentido de los fieles, una vez más, será escuchado.

Me parece que los cambios, como en las democracias, son buenos porque se sacan a relucir los trapos sucios y el nuevo equipo que llega, aunque este hecho a imagen y semejanza del anterior, quiere marcar su impronta y mejorar lo que considere mejorable. Hay que agradecerle al papa su dimisión que permite todos estos hechos desencadenados que pueden ajustar la Iglesia a los signos de los tiempos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s