¿Y por qué no una papisa?

18 Feb

Se reabre el debate sobre la marginación de la mujer en los órganos de decisión y poder de la Iglesia.

“La jerarquía de la Iglesia católica se resiste a cambiar una estructura machista y discriminadora que relega a la mujer a puestos de servicio, pero a la que nunca se le permite participar en las decisiones y mucho menos en el poder.”

a-san-pedro_30612_1

(Deia- C. Lago) La teología femenina ha alcanzado la mayoría de edad hace mucho tiempo pero la Iglesia católica mira para otro lado como si le tuviera alergia. Las mujeres, excluidas de la representación de Dios, desempeñan muchas tareas eclesiales sin reconocimiento oficial, no participan de las funciones magisteriales y de gobierno, y rara vez son consultadas. A pesar de ello, la vitalidad de muchos grupos de mujeres cristianas es imparable.

Una mujer al frente de la barca de Pedro es absolutamente impensable y la ordenación sigue siendo tabú. “Hoy en muchos foros eclesiásticos, se escucha la necesidad de ordenar mujeres, algo impensable hace unas décadas. La Iglesia no ha dado ningún paso. En algún sínodo se habló de admitir mujeres al ministerio de lector; pero luego no se ha hecho nada por el miedo a que un ministerio venga seguido de otros”, afirma Isabel Gómez Acebo, teóloga feminista. Y es que el sacerdocio femenino es un tema que está frenado, pero no cerrado del todo.

Sor Teresa Forcades, autora de la Teología feminista en la Historia, asegura que la situación de marginación de la mujer en la Iglesia es “un escándalo, por eso ningún Papa se ha atrevido a prohibir ex cathedra el sacerdocio femenino”. Sin embargo, la jerarquía de la Iglesia católica se resiste a cambiar una estructura machista y discriminadora que relega a la mujer a puestos de servicio, pero a la que nunca se le permite participar en las decisiones y mucho menos en el poder.

Mujeres cristianas, académicamente acreditadas, han iniciado una ofensiva para hacer frente a este ninguneo. Reclaman potenciar su liderazgo con una redefinición evangélica, social y cultural del lugar que ocupa la mujer en la Iglesia. Todo ello partiendo de que “la espiritualidad es una capacidad humana que desarrollan por igual las mujeres y los hombres que así se lo proponen”, afirma Mercedes Navarro, doctora en Psicología y en Teología por la Universidad Gregoriana de Roma y una de las fundadoras de la Asociación de Teólogas Españolas.

Mientras algunos jerarcas les siguen mirando por encima del hombro, ellas continúan andando camino. Su ausencia es una provocación en una institución que no está para desperdiciar ningún caudal porque la Iglesia las necesita más que nunca. “La teología católica oficial ha considerado desde antiguo a las mujeres menos capaces que a los varones para hablar de Dios, para presidir las ceremonias o para dirigir instituciones religiosas, pero siempre han existido teólogos y teólogas que se han opuesto y han encontrado escandaloso que, en nombre de lo más sagrado, se califique negativamente a la mujer y se justifique su discriminación”, dice Forcades, monja benedictina.

Las quejas son recurrentes. “La Iglesia católica a nivel institucional necesita urgentemente tomarse en serio las preguntas y las propuestas del movimiento feminista. Tiene que reconocer a las mujeres como interlocutoras válidas y competentes. Hay un miedo eclesiástico visceral al feminismo, lo cual se refleja en una distorsión muy grande de los discursos y las reivindicaciones. Hay una enorme dificultad para respetar la autonomía moral de las mujeres y su capacidad de discernimiento. A menudo se sigue considerando a las mujeres como menores de edad”, denuncia Lucía Ramón, profesora de Teología Feminista y de Ecumenismo en la Facultad de Teología de Valencia. Sin embargo, precisa que la Iglesia es plural “como demuestran el desarrollo de las teologías feministas y la existencia de miles de cristianas vinculadas al movimiento feminista”, indica.

El patriarcado es una máxima. Candelas Arranz pone de manifiesto que la interpretación de la Biblia se ha hecho desde una perspectiva exclusivamente masculina. “Los comentarios bíblicos han omitido la presencia de mujeres en el texto (por ejemplo en Pentecostés) y han desfigurado el significado original de personajes femeninos como María y María Magdalena”. A su juicio, “urge hacer una lectura del Evangelio desde el punto de vista de la mujer. No se puede utilizar a Jesús para discriminar”, subraya.

Anuncios

Una respuesta to “¿Y por qué no una papisa?”

  1. Ge 02/20/2013 a 17:49 #

    Preciosa la foto con la linterna en la cabeza de la monja, simbolizando ¡la mujer iluminada en Roma – ¡a pesar del velo!

    Un escenario alternativo de ficción se puede imaginar: en las huellas de la leyenda de la papisa Juana, estaría un Colectivo de mujeres feministas, incluyendo nuestras amigas teólogas feministas de la liberación, haciéndose cargo de una limpieza general para después reorganizar todo con creatividad de acuerdo con el Movimiento de Jesús… en el que l@s últim@s son l@s primer@s…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: