Génesis 2, 18-24

7 Oct

J. Enrique Galarreta

“El mensaje de estos primeros capítulos del Génesis acerca de la pareja humana es extraordinariamente “moderno” para la mentalidad de la época (y de muchos siglos más tarde). El capítulo primero ya ha subrayado la igualdad de hombre y mujer. El capítulo segundo subraya que la mujer es “carne de mi carne y hueso de mis huesos”, precisamente en contraposición con los animales. Esto se está escribiendo en una época en la que en muchas culturas la mujer se equipara a los animales, es decir, perteneciente al varón y sin derechos como persona.”

(Fe Adulta) Se recoge la narración de la creación del varón y la mujer del capítulo segundo, el de la tradición Yahvista. (Jesús, en el evangelio de Marcos hace una primera cita del cap.1º y otras del cap.2º).

No estará de más recordar que estos primeros capítulos del Génesis pertenecen al género literario de “relatos teológicos”, es decir, ideas expresadas por medios de narraciones inventadas, que no informan de cómo sucedieron las cosas sino de qué sentido y valor tienen las cosas. El mensaje de estos primeros capítulos del Génesis acerca de la pareja humana es extraordinariamente “moderno” para la mentalidad de la época (y de muchos siglos más tarde). El capítulo primero ya ha subrayado la igualdad de hombre y mujer. El capítulo segundo subraya que la mujer es “carne de mi carne y hueso de mis huesos”, precisamente en contraposición con los animales. Esto se está escribiendo en una época en la que en muchas culturas la mujer se equipara a los animales, es decir, perteneciente al varón y sin derechos como persona.

Además, el texto, al hablar de “dejar al padre y madre y ser los dos una sola carne”, está defendiendo la importancia y diferencia de la pareja dentro o en contra del clan, en el cual todos los derechos y poderes son de los varones, que aseguran la descendencia por medio de varias mujeres. Esto nos muestra también que estos textos del Génesis son posteriores a las narraciones de los patriarcas, en que aparece claramente el clan, el dominio masculino y la multiplicidad de esposas.

Israel ha ido progresando en su valoración y respeto de la mujer y del matrimonio, y a esa valoración se une Jesús de manera contundente, contra la interpretación retrógrada de los fariseos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s