Las matriarcas: modelo para Mateo y desconocidas para la tradición cristiana

24 Sep

Antje Röckermann

¿Por qué nombra Mateo a estas cuatro mujeres, y por qué son precisamente ellas importantes y no otras mujeres más conocidas? ¿Qué pueden aprender las mujeres y los hombres de hoy de estas cuatro mujeres? ¿Qué nos aporta para el desarrollo de nuestra espiritualidad? ¿Puede nuestra relación con nuestras antepasadas femeninas fortalecernos en la fe?, y si la respuesta es positiva, ¿cómo?

“Yo creo que Mateo, ya en el inicio, presenta a estas mujeres, porque habiéndose visto en una situación difícil han sido valientes desde su punto de partida y se convierten en ejemplos dignos de ser imitados.”

En los diecisiete versículos de que consta la “Genealogía de Jesucristo” con la que comienza el evangelio de Mateo, nombra sólo a varones, respondiendo a los conceptos patriarcales de su tiempo. En una relación en la que se nombran 40 hombres que engendran, la mayoría de ellos más bien desconocidos, hay que escuchar muy bien o leer muy atentamente para encontrar en el texto, junto a María (v 16) otras cuatro mujeres: Tamar (v3), Rajab, Rut (v5), la “mujer de Urías”, o sea Betsabé (v6). Es algo francamente extraordinario de esta genealogía.

¿Por qué menciona Mateo en su genealogía a estas cuatro mujeres?

Una respuesta tradicional de los exégetas ve en ellas la coincidencia de que son pecadores, su supuesta culpabilidad sexual. Esta interpretación dice más de los exégetas mismos, de sus conceptos morales, de su imagen de la mujer que sobre estas mujeres bíblicas. Mi ensayo demuestra que en el contexto bíblico ninguna de las mujeres es considerada pecadora, mucho menos se habla de pecado en relación con su vida sexual, sino que por el contrario su acción es vista muy positivamente.

Yo creo que Mateo, ya en el inicio, presenta a estas mujeres, porque habiéndose visto en una situación difícil han sido valientes desde su punto de partido y se convierten en ejemplos dignos de ser imitados.

Tamar es una viuda sin perspectivas de cambio en su status, Rajab se ve a sí misma y su ciudad amenazada por los enemigos israelitas, Rut es extranjera, no está casada y está expuesta a la buena aceptación de su entorno, Betsabé debe digerir la violación de la que ha sido víctima y el asesinato de su marido, y por otra parte ninguna de las mujeres recibe un mensaje de Dios que les pueda apoyar.

Sin embargo, las cuatro mujeres consiguen ponerse en movimiento, mejorar su situación personal y hallar un puesto en la historia de Israel, hasta en la genealogía del mesiánico Rey de Israel, David, en consecuencia de Jesús, el Mesías. Su esperanza, su valor, la forma en que ponen por obra sus ideas las convierten en modelos.

Yo veo reflejada su acción en la actitud de la mujer cananea en Mt. 15, 21-28. El relato cuenta que una cananea anónima hace cambiar de pensamiento a Jesús. Ella se dirige a Jesús con palabras del salmo, como lo hacían los y las orantes. Llamando a Jesús hijo de David, lo reconoce como Mesías de Israel. Esta confesiónrecuerda el reconocimiento de la también cananea Rajab. “Su palabra y la confianza que pone en Jesús la presenta como una de las prosélitos o temerosas de Dios, de aquellas que confiesan su judaísmo y su Dios. Conoce la tradición judía y comparte la esperanza judía de la salvación del pueblo de Israel”.

Entiendo este pasaje como una pelea de las comunidades mateanas en torno a la identidad judía como Pueblo de Dios ¿hasta dónde puede y debe alcanzar la acción del Dios de Israel y de su Mesías, Jesús? En relación a esta cuestión se pueden interpretar las narraciones de Tamar, Rajab, Rut y Betsabé, como una respuesta a ¿es ella parte del pueblo? El prolongado diálogo de Jesús demuestra a los discípulos ya la anónima cananea que no había una respuesta inmediata a esta pregunta. “La respuesta inclusiva, que la final es la verdadera, a la que por último se da la razón, se obtiene habiendo porfiado y usando la inteligencia”. En este sentido, tanto Tamar como Rajab, Rut y Betsabé demuestran que también ellas, como mujeres, pertenecen al pueblo de Dios.

En la historia del cristianismo, después de un comienzo con igualdad de derechos, rápidamente se colocó a la mujer en un lugar subordinado, secundario, de servidora; dependiente de los hombres jerarcas administradores del poder y de sus maridos. Se les prescribió lo que podían y debían saber. Los textos elegidos para el desarrollo de este tema son significativos.

Estos textos pertenecen a nuestra tradición en el sentido de que forman parte de la Biblia. Pero no pertenecen a nuestra tradición en tanto en cuanto no entran en la herencia de lo que se transmite, no son contados, no se hace memoria de ellos, no se presentan en el servicio religioso ni siquiera marginalmente. Pero esta tradición eclesial va en contra de Mateo que sitúa en un lugar prominente a las mujeres con comportamientos no convencionales y que presentando a la cananea anónima ha propuesto una de los personajes bíblicos más interesantes: una mujer que discute con jesús y se lleva la razón. ¡Gana! ¡Qué ejemplo!

Extractado de “Espiritualidad Bíblica y Mujeres fuertes”, en P. de Miguel (ed.) (2006): Espiritualidad y fortaleza femeninia. Bilbao, Desclée De Brouwer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s