Espiritualidad liberadora

7 Sep

Marilú Rojas

“Hay una urgente necesidad de repensar la espiritualidad desde el paradigma ecológico y rescatar la tradición de los místicos que desarrollaron una espiritualidad fundamentada en una teología de la creación.”

“Este mundo global, empobrecido y violento ésta urgido de una espiritualidad ecuménica que una sus fuerzas para responder al reto profético cristiano que demanda éste cambio de época.”

(Adital) El congreso intercontinental de teología que se llevará a cabo en São Leopoldo, Brasil y cuya finalidad es mantener vivo el espíritu del Concilio Vaticano II, despierta una gran esperanza para una nueva comprensión y proyección de una espiritualidad liberadora capaz de dar respuesta a los retos de una realidad que demanda una urgente ética de ecojusticia.

Las mujeres católicas del continente americano somos conscientes que el fenómeno de la pobreza (feminización de la pobreza), el nuevo ‘holocausto ecológico, la violencia, la violación a los derechos fundamentales de cada persona, y tantas otras realidades que afectan directamente a las mujeres, a los niños, a las poblaciones indígenas y al medio ambiente nos mantienen en una situación de esclavitud.

Esta realidad nos demanda una respuesta desde una espiritualidad profunda y radical al seguimiento de Jesús capaz de transformar éstas realidades, es por ello que la participación de las mujeres en dicho congreso es de vital importancia para la vida de la iglesia latinoamericana que se compone en su inmensa mayoría por mujeres.

Hay una urgente necesidad de repensar la espiritualidad desde el paradigma ecológico y rescatar la tradición de los místicos que desarrollaron una espiritualidad fundamentada en una teología de la creación. Esta teología de la creación se inspira en la consciencia de la inhabitación trinitaria de Dios en todas las realidades que nos rodean para el bien común de todos los seres, y por lo tanto, en el reconocimiento del ser humano (hombre-mujer) de su ser de creatura, y no cómo amo y señor, pues ello le conduce a una lógica del dominio y explotación que impide relaciones armónicas de respeto, justicia y reconocimiento de la dignidad de los demás seres.

La espiritualidad profética que ha caracterizado a la iglesia latinoamericana encuentra nuevos cauces y paradigmas de expresión en su caminar, estos nuevos cauces son: una espiritualidad ética de ecojusticia, la interculturalidad como camino de diálogo y enriquecimiento mutuo de las diversas tradiciones y expresiones religiosas, la inclusión desde la perspectiva de la mujer, entre otras.

Este mundo global, empobrecido y violento ésta urgido de una espiritualidad ecuménica que una sus fuerzas para responder al reto profético cristiano que demanda éste cambio de época. La expresión ecuménica de la espiritualidad nos conducirá a mantener la firme esperanza de que ‘otro mundo es posible’. La esperanza activa y comprometida de la espiritualidad liberadora evitará caer en el sin sentido o en el pesimismo apocalíptico propio de la afluencia de diversos movimientos espiritualistas.

Nota:

(1) Marilú Rojas Salazar es religiosa Misionera de Santa Teresa de Lisieux y Doctora en teología sistemática por la Universidad Católica de Lovaina. Actualmente es profesora de teología en la Universidad Iberoamericana en Puebla, México y en el instituto interreligioso de México. Es miembro invitado de la Asociación de Teólogas Españolas (ATE), de la ESWTR (European Society of Women in Theological Research) y forma parte de la asociación de teólogas itinerantes de reciente creación en México.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s