Grupo de Mujeres

14 Ago

 

(Vittorio Giardini) Esta representación quiere rendir homenaje a la multitud de mujeres, que a lo largo del continente, en forma anónima y silenciosa, movidas por el espíritu humanitario, el amor a Jesús y a su pueblo, entregaron su tiempo, sus capacidades y su vida al servicio de la gente.

Además, siempre atentas a los cambios que se van dando en el mundo de hoy especialmente en este continente, tomaron conciencia de su dignidad y del lugar que tenían en la sociedad. Se fueron preparando e insertando en las organizaciones barriales, escuelas, centro de formación, sociedades de fomento, clubes deportivos y recreativos, en los sindicatos con la intención de buscar vida digna para todos.

Muchas de ellas en el lugar sagrado de la casa: cuidando de la familia, atendiendo a sus deberes de esposa y madre trabajando, codo a codo, con el esposo. Otras veces, trabajando de sol a sol en el campo o en una oficina o impartiendo su formación en las aulas de una escuela. Con el corazón puesto en que no faltara sustento en el hogar; en el esfuerzo y sacrificio de brindar un mejor porvenir para sus hijos y prepararlos lo mejor posible a caminar por el camino de la vida.

Además, siempre atentas a los cambios que se van dando en el mundo de hoy especialmente en este continente, tomaron conciencia de su dignidad y del lugar que tenían en la sociedad. Se fueron preparando e insertando en las organizaciones barriales, escuelas, centro de formación, sociedades de fomento, clubes deportivos y recreativos, en los sindicatos con la intención de buscar vida digna para todos. Así, gracias a ellas, fue creciendo la integración barrial, el mejoramiento de las calles, creación de espacios de recreación, salas de primeros auxilios e iniciativas para la salud de la infancia. Aprendieron a trabajar juntas en cooperativas de producción. Se pusieron de pie en diferentes iniciativas en defensa de la vida contra todo el deterioro humano causado por la droga y la delincuencia.Todas estas formas de promoción humana aportaron considerablemente a descubrierse a si mismas como protagonistas de la historia.

Una presencia valiosa de las mujeres se realiza en la comunidad eclesial. Con responsabilidad, entrega y perseverancia están al frente de la formación cristiana: catequesis a todos los niveles, animación de los adolescentes y jóvenes, ejerciendo ministerios diferentes, como el de la caridad, acompañamiento a los enfermos y a los ancianos, de la liturgia, de la formación bíblica, …

Muchas de ellas, debido a su compromiso cristiano aliado de los pobres en defensa de los derechos humanos, tuvieron que sufrir violencia, amenazas, torturas y también muertes violentas. Por eso, en este cuadro se colocaron en primer plano las hermanas religiosas: Leonida Duquet y Alice Dumont, de nacionalidad francesa pero bien insertas en los barrios pobres de la capital argentina trabajando a la par con las otras mujeres por la promoción de los más indefensos. Ellas también, como tantas otras, fueron secuestradas, torturadas y asesinadas durante la dictadura militar.

Hacer memorias de ellas significa para nosotros avivar la certeza de que “la sangre de los martires es semilla de nuevos cristianos” (Tertuliano).

Por último, la procesión de las mujeres con los rasgos característicos de las diferentes razas y luciendo los trajes típicos de cada cultura, representa la riqueza de la presencia femenina presente en el continente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s