La Iglesia Siriana: uno de los grandes centros de la cristiandad de los primeros siglos

9 Ago

“En estos días de incertidumbre y drama en Siria, en los que musulmanes y cristianos son masacrados o huyen como pueden a otros países, queremos recordar también el inmenso valor que la comunidad cristiana siria y la lengua siriaca  han tenido en la historia del cristianismo.”

Cuando el 29 de diciembre de 1933 el Codex Sinaiticus (s. IV, escrito en griego) -uno de los principales y más completos manuscritos de la Biblia- llegó al Museo Británico de Londres, más de 3.500 personas fueron a recibirlo. Algunas portaban un cartel de “Bienvenido a casa”.  En realidad, había sido copiado y conservado en el monasterio de Sta. Catalina en el Sinaí (Egipto) hasta que en el s. XIX diversas expediciones de alemanes, ingleses y rusos se lo fueran llevando “en fascículos”. Posteriormente,  tras varias negociaciones, y previo desembolso de elevadas sumas, la mayor parte ha sido reunido en Londres, hoy en la Biblioteca Británica. La anécdota ilustra una curiosa realidad: muchos cristianos y cristianas piensan que el Cristianismo es una religión occidental, cuyo mensaje, doctrina y evidencias arqueológicas y culturales preservamos mejor nosotros.

En estos días de incertidumbre y drama en Siria, en los que musulmanes y cristianos son masacrados o huyen como pueden a otros países, queremos recordar también el inmenso valor que la comunidad cristiana siria y la lengua siriaca  han tenido en la historia del cristianismo. No en vano, fue camino de Damasco cuando, según la tradición, Pablo de Tarso se calló del caballo y dio un giro a su vida. El Nuevo Testamento deja constancia de la existencia de comunidades cristianas en Damasco ya en el s. I, allí algunas “discípulas del Señor” sufrieron la persecución del apóstol. (Por ejemplo, Hch 9,1-31, Gal 1,13)

El siriaco, originalmente un dialecto arameo del norte de Mesopotamia, es probablemente el más parecido al arameo que habló Jesús. Se desarrolló bajo la influencia del cristianismo y se extendió por Oriente Medio y Asia Central antes de que el árabe se convirtiera en la lengua dominante. En siriaco están escritos algunos de los manuscritos cristianos más antiguos, como los evangelios completos que las hermanas Smith encontraron en el Monasterio de Sta. Catalina en el Sinaí. Es más, es gracias a los amanuenses sirios  y a las traducciones del griego que se realizaron en los milenarios monasterios persas, que nos han llegado obras cuyos originales no se conservan. En la actualidad, el siriaco sigue siendo el idioma litúrgico para los cristianos sirios.

El origen de la comunidad cristiana antioquena, según se nos narra en el libro bíblico neotestamentario de los Hechos de los Apóstoles (c. 11, vv. 19-25), se remonta al siglo I, a la era apostólica. Varios creyentes, huidos de Palestina debido a la persecución desencadenada tras la lapidación de San Esteban, se dispersaron por la región siro-fenicia y llegaron a Antioquía, capital de la provincia romana de Siria, donde comenzaron a predicar a los judíos allí residentes, y después también a los paganos. También se nos dice que fue en esta ciudad donde por primera vez se llamó cristianos a los creyentes en Jesús. Poco después se integrarían en la comunidad antioquena los apóstoles Bernabé y Pablo; la ciudad fue el punto de partida y de regreso de los famosos viajes misioneros de éste último.

La consideración de Simón Pedro como fundador de la iglesia y su primer obispo se debe a la tradición de que este apóstol, después de abandonar la comunidad de Jerusalén y antes de llegar a Roma, vivió un tiempo en Antioquía y estructuró definitivamente la comunidad local. Esta tradición vendría avalada por el testimonio del propio Pablo en su carta a los Gálatas  (c. 2, v. 11), donde nos cuenta que, efectivamente, Pedro se trasladó a vivir a aquella comunidad no antes del año 50. El caso es que Antioquía fue la primera iglesia cristiana fuerte establecida fuera de Palestina, y que se mantuvo como uno de los grandes centros de la cristiandad de los primeros siglos.

La Iglesia Ortodoxa Siriana rechazó las decisiones del posterior Concilio de Calcedonia, en el año 451, que establecía las dos naturalezas (humana y divina) de Cristo. A los disidentes de Calcedonia se les denominó despectivamente monofisitas por ser partidarios de que en en Cristo sólo había una única naturaleza, la divina. Aunque las decisiones conciliares fueron impuestas por las autoridades del Imperio Bizantino, los disidentes se refugiaron en las zonas rurales semidesérticas sirias y árabes, y también fuera del imperio, especialmente en el vecino Imperio Persa Sasánida. Mantuvieron su propia liturgia en idioma siríaco, que era el usado por el común de la población rural.

A mediados del siglo VI aparece la figura providencial del obispo monofisita Jacobo Baradei (después obispo de Edesa), quien, enviado a Siria en secreto por la emperatriz Teodora (que favorecía su causa) llevó a cabo una inmensa labor de animación y reorganización de la que ya puede llamarse Iglesia Siriana Ortodoxa. Fue Baradai quien consagró en 544 a Sergio, el primer patriarca plenamente siro-ortodoxo, haciendo así definitivo el cisma con el patriarca rival griego ortodoxo. Por causa de Baradai comenzaron a llamar jacobitas a los miembros de esta iglesia oriental, denominación que ellos mismos aceptan, aunque por razones diferentes.

Actualmente tiene aproximadamente dos millones de miembros; existen comunidades sirianas en LíbanoSiriaIrak, en la provincia turca de Mardin, entre los emigrantes en Europa y Estados Unidos y en la India, una parte de la Iglesia Ortodoxa Malankara está en comunión con el Patriarcado Siriano. A diferencia de los difíciles momentos que las comunidades cristianas han vivido recientemente en Irak y en Egipto, la convivencia entre musulmanes y cristianos ha sido pacífica en Siria, volviendo los cristianos a construir iglesias. El seminario ortodoxo siriano de San Efrén es el mayor instituto teológico del Patriarcado. En Damasco tienen su sede tres patriarcados de Iglesias orientales : la griega ortodoxa, la griega católica y la siria ortodoxa.

Algunos datos proceden de Wikipedia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s