Hadewijch de Amberes: la “trovadora de Dios”

31 May

En: Mujeres que hacen la historia

Estaba convencida de que la palabra escrita contribuía intensamente al desarrollo místico de sus discípulas y amigas, por lo cual las guió con sus poemas y cartas: “Deja entrar en tu corazón todas las palabras de la Escritura que escuches referente a Él, las que tú misma lees o que yo te he señalado, las que otros te transmitieron en neerlandés o en latín”. 

Hadewijck de Amberes fue una mística y poetisa que vivió a principios del siglo XIII, probablemente en el ducado de Brabante, ésta era una región histórica de los Países Bajos y Amberes una de las ciudades más importantes.

 

No se conocen detalles de la vida de Hadewijck, salvo algunas indicaciones en sus propios escritos. Se presumen que debía pertenecer a una familia adinerada, pues tenía muy buena educación, un amplio conocimiento de literatura y de los tratados teológicos en varios idiomas, en una época en que era algo inusual que una mujer pudiera estudiar. También se cree que pertenecía al movimiento de las beguinas, asociación de mujeres cristinas, contemplativas y activas que dedicaron su vida, tanto al cuidado de los enfermos, en hospitales y leprosarios, como a una labor intelectual.

 

Hadewijck está considerada como la primera gran escritora en lengua neerlandesa, sus manuscritos, obras en poesía y en prosa, escritos entre los años 1220 y 1240 expresan sus experiencias místicas, su relación directa con Dios. Estaba convencida de que la palabra escrita contribuía intensamente al desarrollo místico de sus discípulas y amigas, por lo cual las guió con sus poemas y cartas. Las incitaba a entregarse del todo al amor místico, y a correr aventuras para conseguir en la tierra el amor divino perfecto. “Deja entrar en tu corazón todas las palabras de la Escritura que escuches referente a Él, las que tú misma lees o que yo te he señalado, las que otros te transmitieron en neerlandés o en latín”.

 

Sus versos llenos de luz, amor y entrega a los designios de Dios, son de una alta y profunda espiritualidad. Sus elementos centrales son el Amor y el Deseo, una búsqueda constante del amor perfecto y la dificultad y el sufrimiento para hallarlo. El ser debe “vaciarse”, dejarlo todo, renunciar a lo que se es, para “dar a luz a Dios”, es decir, hacerse Uno con su Humanidad. Dios es el Amor en toda su plenitud. “Dios es el camino por el que se abre paso el Alma…”.

 

Al ser mujer  laica, Hadewijck rivalizó, igual que las otras beguinas, con el poder eclesiástico  provocó violentas reacciones por parte de la iglesia, pues los monjes debían recurrir a la interpretación de la palabra divina. Su visión de la religión y la vida: la humildad, la cariad y el amor al prójimo, la llevó a ser perseguida y amenazada con el destierro y la prisión.

 

Se la considera como una “Trovadora de Dios”, sus escritos, poemas, visiones, cartas, fueron rescatados del olvido a principios del siglo XX. “El Lenguaje del Deseo” es una selección de sus poemas místicos, de esencia cátara.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: